La importancia de cuidar la salud bucal

Así como procuramos el bienestar de nuestro cuerpo, ingiriendo alimentos nutritivos y bebiendo suficiente líquido cada día, y el buen estado de nuestra mente y emociones, concentrándonos en tener pensamientos positivos, también debemos prestar atención a la salud bucal.

Si es deficiente, podría conllevar a consecuencias físicas como caries, mal aliento, inflamación de encías y rotura de piezas. Además, podría llevar a las personas a sufrir problemas psicosociales, repercutiendo en la autoestima y en la capacidad de expresión y comunicación.

¿Qué es la salud bucal y por qué debemos cuidarla?

Consiste en la ausencia de enfermedades o trastornos en la cavidad bucodental que limiten o impacten en el bienestar psicosocial de los individuos. Las dolencias pueden ser dolor, inflamación, llagas, infecciones, pérdida de dientes o quiebre y rotura de piezas.

Gozar de salud bucal permite que las personas se sientan mejor consigo mismas y mantengan alta su autoestima, que muchas veces se ve afectada por ausencia de dientes, manchas o piezas desalineadas.

Además, dado que en la boca comienza el sistema digestivo, la dentadura tiene como función triturar comida. Si no se poseen piezas suficientes, se torna complicado alimentarse de forma correcta.

Y, si se pierden dientes y no se reponen, algunos sonidos y palabras no pueden ser pronunciados de forma correcta, impactando en la fonética y la expresión de los individuos.

¿Cómo mantener la salud bucal?

Te damos algunos consejos para que cuides tu sonrisa y la salud de tu boca.

  • Visitá a tu odontólogo regularmente

Agendá turnos con tu odontólogo al menos 2 veces al año. Los profesionales como la Dra Alaya revisarán el estado de tu dentadura y tomarán las medidas necesarias para solucionar los problemas.

  • Cepillate los dientes diariamente

Lo ideal es hacerlo 3 veces por día o después de ingerir comidas. Tenés que cepillarte por al menos 3 minutos con un cepillo de cerdas suaves.

  • Cepillá toda la cavidad bucodental

Esto incluye los dientes en toda su superficie, la lengua y las encías. Hacé movimientos suaves y cortos para que sea más efectivo.

  • Cambiá tu cepillo regularmente

Para que cumpla su función, es necesario reemplazarlo cada 3 o 4 meses. Además, después de usarlo, se debe enjuagar por completo y guardarlo en posición vertical al aire libre, sin colocarlo en un contenedor cerrado.

  • Evitá el consumo excesivo de azúcar

Los dulces, caramelos y chupetines son los principales responsables de la aparición de caries. Si los comés, asegurate de cepillarte ni bien termines. 

  • Usá hilo dental

Para limpiar los espacios entre las encías y los dientes, donde pueden acumularse bacterias que provocan caries y enfermedades como gingivitis.

  • Utilizá enjuague bucal

Luego de cepillar tus dientes y pasar hilo dental, una excelente idea es hacer buches con enjuague bucal con flúor, para quitar el sarro y mantener un aliento fresco.

  • Evitá el consumo excesivo de café y tabaco

Dado que podría manchar las piezas dentales.

Si necesitás un tratamiento de ortodoncia para vos o para alguno de tus hijos, en el enlace https://draalaya.com.ar/brackets-metalicos.html vas a encontrar información sobre uno de los tipos de brackets disponibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *