La importancia de hidratarse en invierno

Como sabes, la hidratación corporal es indispensable para el organismo, pero ¿es necesaria en invierno? ¿El cuerpo necesita de líquido aun cuando no suda ni tiene calor o sed? Pues la rehidratación es tan importante en clima cálido como en invierno cuando el clima está tan frío que sentimos congelarnos.

Ten en cuenta que el frío tiende  a dificultar, de una manera u otra, la circulación fluida de la sangre en el cuerpo y es por ello que se vuelve vital hidratarse: cuando consumís agua en invierno, se evita la retención de líquidos, se limpia el cuerpo y se desintoxica.

No necesariamente la hidratación en invierno viene directamente de un vaso de agua, podés consumir una variante, como una sopa o un caldo caliente y, de esa forma, cumplís dos funciones: te hidratas y te calientas un poco, nada difícil, ¿eh?

Es por eso que en Vitalis se preocupan por tu salud, al proveerte de instrumentos de calidad para una buena hidratación y consumo del líquido indispensable para vivir: el agua. Y pues, como sabes, al hidratarte correctamente todo el cuerpo lo evidencia, ya que lo limpia y purifica, y hasta la piel se ve beneficiada.

Y es que claro, en invierno el frío tiende a resecar la piel, enrojecerla, quebrarla e incluso quemarla, por lo que no solo debes protegerte usando ropa gruesa y guantes, sino también por dentro, hidratándote, calentándote y limpiando tu cuerpo a pesar de estar en un clima frío.

Si querés conocer todo lo referente a dispensadores de agua para frío y calor, no dudes más, podrás ver más información especializada gracias a Vitalis, con atención profesional, especializada y autónoma para que puedas hidratarte como tu cuerpo lo necesita: sanamente.

Invierno: ¿Cómo hidratarse sin tener sed?

A pesar de que cuando el clima está frío no sentimos la sensación de sed o de querer beber agua, incluso si cuando hacemos ejercicio intenso durante el invierno solo queremos abrigarnos, debés saber que aunque no lo sientas, el cuerpo se deshidrata y debilita, por lo que se recomienda beber la misma cantidad de agua que de costumbre.

Como lo mencionamos, no necesariamente se bebe agua, con caldos y sopas calientes se hidrata el cuerpo,  también consumir frutas que estimulen el paladar, como los cítricos (naranjas, mandarinas, limón, etcétera) ayudan a hidratar al cuerpo sin verlo obligado a beber agua.

También, para evitar la deshidratación en invierno y no recurrir al consumo impuesto del agua, disminuye el nivel de sal en las comidas, de esta forma el cuerpo se mantiene hidratado por más tiempo.

¿Qué pasa si en invierno no te hidratas correctamente?

Ojo, hay que aclarar que hidratar el cuerpo no te evitará el uso de guantes y suéteres para el frío, pero si no lo haces el organismo comienza a perder defensas, la piel y labios a resecarse, quebrarse o enrojecerse, la piel empieza a volverse amarillenta, se pueden presentar temblores o mareos y la fatiga incrementa.

Así que ¡hidrátate!, cada gota cuenta como un poco de vida para tu cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *