La mala salud predispone la aparición de estrías

Pobre alimentación, sobrepeso con o sin descensos bruscos, y también problemas metabólicos, algunas causas absolutas que asocian la mala salud con la aparición de estrías en todas las edades de la piel de la mujer.

Empecemos por entender bien qué son. Las estrías son esas marcas visibles que aparecen en diferentes partes del cuerpo en figura lineal, justo, cuando la piel se estira de golpe. Y se dividen en 2 niveles concretos: las recientes, de tono apenas violeta o algo rojizo, y las profundas, esas que llevan años ahí y ya están decoloradas a blanco. Sí, las más difíciles de minimizar.

Nos fuimos hasta el consultorio de Cip Salud, especialistas en tratamientos innovadores para la corrección y afinamiento de estrías, que nos contaron que estas nacen en muchos casos en la entrada a la adolescencia, cuando por costumbre el crecimiento del cuerpo es continuo, pero de igual manera se da en aquellas personas que suben de kilos o transitan embarazos, muchos casos.

Por eso enfatizamos, y ellos también lo hacen, en enfocar el método de estética hacia la salud. No se concibe una sin la otra porque estos factores relacionados con los malos hábitos alimenticios, la falta de ejercicio y la escasa ingesta de líquido diario tienen mucho que ver en perpetuarlas. Y también, en menor escala, pero posible, como respuesta a desequilibrios hormonales de base, algo que debe tratarse con médicos indicados, antes que pensar solo en atenuar, porque esto sería ir por la consecuencia pero no por lo que las origina, corriendo el riesgo de que vuelvan a aparecer.

¿Dónde surgen más?

Suelen apreciarse con más intensidad en la zona de las caderas, la cola, también en las piernas, algo que acompleja a muchas porque es bastante evidente, aunque también salen en los brazos y el vientre.

Una vez determinada cuidadosamente su causa de aparición, se procede a tratarlas con técnicas especiales y de vanguardia que minimicen las lesiones de la piel, potencien el flujo sanguíneo y el colágeno natural, más en las recientes, y así, aumentar el bienestar de la paciente. Y cuando se trate de las de larga data, las técnicas son más intensas para obtener respuesta ya que el tejido se encuentra más denso. aquí, la radiofrecuencia segura y controlada unida a ondas de calor y regeneración, son las más propensas a dar efectividad.

La prevención

Idealmente, la forma más clara de esquivar un alto porcentaje de ellas consiste en llevar desde muy jóvenes una alimentación variada, baja en grasas e hidratos, poniendo el eje en las frutas, verduras y fibras integrales, las que sacian y evitan los atracones. La actividad física y la hidratación tanto en líquidos como en cremas corporales, son aliadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *