Portear y dar teta, la alternativa más consejada en la lactancia

El porteo ergonómico abarca buenas ventajas para el bebé y la madre. Se ha establecido que este cargador previene las posturas fisiológicas irregulares para los dos y facilita el desarrollo del pequeño en cada tramo evolutivo. Suave al tacto, favorece el contacto próximo y mejor todavía, ¡el amamantamiento en los primeros meses! Anotá.

No es algo tabú que tomar leche materna es esencial para el bebé luego de su nacimiento. Está comprobado por la ciencia y los especialistas en nutrición infantil que esta es la manera más efectiva y saludable de que reciban todos los nutrientes que necesitan para desarrollarse en plenitud y resguardarse de virus y enfermedades. Para la madre también. Se ha demostrado que amamantar minimiza la posibilidad de contraer tumores, entre otros padecimientos, mientras adelgaza.

Las 2 mejores posturas para la lactancia en fular

La salud y la calidad de vida del recién nacido y la mamá son esenciales en esta etapa. En posición cuna o reclinada, siempre cuidando su movimiento, este fular, más info aquí, es ideal para dar pecho de forma segura y cómoda. Al finalizar, se vuelve a la posición inicial buscando que su cabeza quede elevada, es decir, en postura “ranita” derecha, algo que evita cólicos y mejora el reflujo.

Las ventajas de amamantar en portabebé elástico

Se utiliza menos tiempo que haciéndolo en brazos, y se gana en comodidad. Una mamá que da pecho en fular elástico lo hace en todo sitio y momento, incluso mientras trabaja o atiende a otros hijos, necesitando escaso esfuerzo.

Este contacto piel a piel con el bebé se refuerza, así como las caricias y la cercanía mientras se alimenta. Todo ese conjunto de beneficios terapéuticos lo llevan a verse estimulado al succionar y luego relajarse y sentirse seguro, casi como si siguiera en el vientre materno. Una sensación que quienes saben describen como la atmósfera ideal para empezar a tomar noción del entorno.

Hacerlo en fular elástico, como los que encontrás a un clic en la web de Koalita, es muy recomendado porque requiere de mínima técnica. Colabora además en sumar experiencia a las mamás primerizas en porteo, ya que facilita posicionarlo simple mediante sus tirantes que pueden sujetarse más o menos a discreción, e ir tomando noción de la manera más confortable de darle pecho.

En resumen, el porteo y el amamantamiento son perfectamente posibles y una de las mejores recomendaciones para los primeros días del bebé. Libera de inquietudes respecto a la lactancia y permite que sigas adelante con tus tareas sabiendo que se encuentra cuidado y bien nutrido. Un antes y después que vale la pena probar. ¿Se te ocurren más beneficios?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *